7-9 MAYO 2019
MADRID - IFEMA

La Biorrefinería y el futuro de las energías renovables

La Biorrefinería y el futuro de las energías renovables

La sostenibilidad de los sistemas de producción de las industrias, así como la creación de energías respetuosas con el medio ambiente, marcan la pauta principal de la industria química del futuro. Ya son muchas las investigaciones en curso en cuanto a Biorrefinería y trabajos a partir de biomasa se refiere. Nuevos productos enmarcados en lo que se conoce como el uso de nuevas tecnologías para la bioeconomía.

En qué consiste la Biorrefinería

Ante el objetivo de crear nuevas fuentes de energía renovables los investigadores se han centrado en la propia naturaleza para plantear un nuevo escenario sobre la industria química. Se trata de las Biorrefinerías en las cuales la biomasa se transforma en diferentes productos respetuosos con el medio ambiente. Estamos hablando de biocombustibles, energías, así como otros productos bioquímicos.

La apuesta por las energías renovables responde a la necesidad de las industrias por cuidar el entorno que nos rodea. Trabajamos con materias primas nacidas de la propia naturaleza y luchar contra ellas es terminar de una vez por todas con el futuro de las fábricas. De hecho, ya son muchas las empresas que han adoptado esta filosofía como una estrategia competitiva más. Emprendedores que han encontrado en la Biorrefinería una oportunidad para dar rienda suelta a la economía circular de los residuos.

Biocombustibles a partir de algas

Para entender todo el proceso que se produce dentro de una Biorrefinería es necesario explicar un concepto sin el cual nada tendría sentido. Estamos hablando de la biomasa. Es decir, el conjunto de materia orgánica de origen animal y vegetal susceptible de ser transformado en energía renovable.

El cambio climático y el encarecimiento de los combustibles son dos de los motivos por los cuales ha habido una potenciación de la biomasa como fuente de energía. Un buen ejemplo de ello son los biocombustibles a partir de algas. Este proyecto ha usado la planta conocida como “lechuga de agua” no solo es actúa como filtro natural capaz de remover las sustancias contaminantes del agua, sino que además es una biomasa perfecta para la creación de biodiesel, biohidrógeno, biometano y bioetanol.

Las ventajas de los biocombustibles obtenidos a partir de microalgas son:

  • Pueden ser cultivados en aguas residuales.
  • Tienen bajo impacto medioambiental.
  • Su rendimiento es superior.
  • No producen emisiones de CO2 a lo largo de su ciclo de vida.

El potencial de las microalgas como materia prima para la creación de biocombustibles ya fue estudiado allá por los años 70 en países como Japón, EEUU y Australia. Un reto que tiene su continuación en el presente con el fin de asegurar una bioeconomía enfocada hacia la máxima eficiencia de los recursos naturales.

Conclusión

Si aprendemos a respetar el ciclo de vida presente en la propia naturaleza aprovechando el uso de los residuos como fuente de energías renovables estaremos cada vez más cerca del objetivo de conseguir una industria química sostenible. No solo se trata de explotar los propios recursos de la naturaleza, sino más bien de hallar maneras de seguir manteniendo una economía circular en la que el reciclaje sea el gran protagonista.