6-8 NOV 2018
MADRID - IFEMA

La química y el plástico hacia un futuro más verde

La química y el plástico hacia un futuro más verde

Tanto el sector químico como el de los plásticos se ven afectados actualmente por diversos prejuicios sociales que generan una mala imagen tanto de la industria como de sus productos. Sin embargo, ambos sectores industriales son conscientes por un lado de las ventajas que sus productos y servicios suponen para la sociedad actual, y por otro, de la necesidad cada vez más real de reducir el impacto medioambiental generado.

Es por ello que tanto en la industria química como en la del plástico encontramos múltiples avances e iniciativas que promueven la conservación del medio ambiente, la reducción de las emisiones de carbono, la apuesta por actividades más sostenibles, el empleo de materiales reciclados y reciclables, etc. todas ellas cada vez más presentes en el momento actual de ambos sectores, que evoluciona constantemente hacia un futuro más verde y sostenible.

Desarrollos de la industria química y plástica en beneficio del medio ambiente

Son varias las investigaciones y desarrollos que permiten emplear el plástico como materia prima de tejidos. El equipamiento deportivo de Nike para la Selección de Fútbol de divesos países, la nueva gama Original Multifunctional Headwear de BUFF, zapatillas impresas en 3D de Reebok o Adidas, prendas y calzado que emplean desechos marinos como materia prima gracias a Adidas y Ecoalf, protección laboral con el Tychem TK de DuPont, empleo del CO2 como materia prima…

Iniciativas de interés para la preservación del medio ambiente

Ventajas aportadas por los materiales plásticos a nuestras vidas cotidianas

  • Gracias a la reducción de peso de los automóviles (hasta del 15%) podemos ahorrar hasta 750 litros de combustible durante la vida útil del vehículo. El empleo de plásticos en aviones permite ahorrar hasta un 20% de combustible. Incluso la reducción de peso en los envases de plástico con respecto otros materiales (hasta 4 veces más ligeros), se reducen las emisiones de Co2 a causa del transporte de los productos, que recorren miles de quilómetros antes de llegar al consumidor final.
  • Aislamiento de edificios, con la consiguiente mejora de la eficiencia energética. El dato: los aislamientos plásticos permiten ahorrar 250 veces más energía de la que se utilizó para fabricarlos.
  • En la agricultura, los sistemas de riego por goteo, fabricados con plástico, permiten ahorrar entre el 30% y el 60% del agua empleada con métodos convencionales de regadío.
  • El plástico es el principal material empleado en elementos de seguridad como airbags, cinturones de seguridad…
  • Aplicaciones y avances en medicina: cánulas, sondas, guantes, material higiénico, implantes….
  • Conservación de alimentos en mejor estado y por más tiempo gracias al desarrollo de nuevos materiales de envasado

En conclusión, todas las empresas del sector son conscientes que tienen que sumarse a la revolución verde si quieren obtener una mejora en los problemas globales y alcanzar una competitividad más alta en lo que a su modelo de negocio se refiere. Es el desafío del desarrollo sostenible, algo que Las Naciones Unidas ya impulsó en 2015. Cada vez más, la mayoría de los recursos para el sector químico se enfocarán para usos que supongan un mayor beneficio para el planeta, por lo que las empresas del sector deberán trazar su propio camino para posicionarse con fuerza y evolucionar dentro de ese nuevo paradigma que apuesta por la sostenibilidad y el medio ambiente.