6-8 NOV 2018
MADRID - IFEMA

Las 4 claves para la digitalización de la industria química

Las 4 claves para la digitalización de la industria química

La industria química es uno de los sectores más activos no sólo de España, sino también en muchos países del mundo. Pero, para avanzar, necesita innovar e incorporar la tecnología a sus procesos y trabajos. La digitalización de la industria química conlleva, claro está, una fuerte inversión. También la reestructuración de equipos y procesos internos. Pero merece la pena dar el paso por los resultados que se consiguen.

La digitalización de la industria química, esto es, el paso de un modelo tradicional a uno 4.0, es todo un reto. Las industrias que afrontan estos cambios suelen estar un poco perdidas, y es probable que no sepan por dónde empezar. Pero hay ciertas claves y puntos importantes que resultan básicos para avanzar hacia su digitalización.

Claves para la digitalización de la industria química

Con frecuencia, cuando una compañía química afronta su digitalización no tiene claro por donde empezar. O en qué áreas debe introducir primero las mejoras tecnológicas. Hay varios puntos críticos a tener en cuenta para emprender el proceso con éxito. Son claves para la digitalización de la industria química.

Los primeros pasos a dar son el estudio de las áreas a las que incorporar lo último en tecnología hardware. Por ejemplo, en las divisiones de producción, distribución e investigación. Estos nuevos equipos, generalmente de alta gama, exigirán una inversión costosa, lo que hay que tener en cuenta. Pero la mejora de procesos que permiten es más que notable.

Gracias a la robótica, el Internet de las cosas, la impresión 3D o a la incorporación de sensores, se pueden automatizar procesos y optimizar tareas. Esto conlleva un aumento del ritmo de producción. También facilidades para la investigación y lanzamiento de nuevos productos, al contar con equipos más potentes para pruebas y elaboración de componentes.

Otra de las claves para la digitalización de la industria química pasa por la automatización de procesos en el área de producción. Con ello se consigue la automatización de la fabricación de compuestos, ahorrando costes y minimizando fallos y errores. Una vez hecho esto, sólo será necesario monitorizar el proceso y realizar un seguimiento del mismo. Los equipos de alta tecnología se ocuparán desde la fabricación de productos hasta de su envasado y almacenamiento.

Modernizar la industria química también es cosa del software y el Big Data

Otro de los puntos más importantes para la digitalización de la industria química es la introducción de herramientas software para su gestión. Esto se consigue con la introducción de soluciones CRM o ERP, entre otras. Así se optimiza la gestión de todo tipo de procesos. Entre ellos, los relacionados con el control de productos y su stock, relaciones con clientes, ventas, etc.

Asimismo, al igual que sucede en otros sectores, la captación de datos, así como su posterior análisis y uso, son vitales para el avance de la industria química. El Big Data ya se está dando en muchas plantas químicas, y es vital para optimizar procesos. Gracias a la implantación de sensores de medición, así como al uso de hardware de última generación y herramientas de análisis de datos recogidos por esos sensores, las fábricas pueden anticiparse a problemas. También predecir si necesitarán un aumento de la producción o cambiar algún proceso para mejorar la cadena de fabricación.